Unidad 8- Sostenibilidad en arquitectura

Se han de tener en cuenta los tres pilares fundamentales en los que se sustenta la sostenibilidad; la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Se ha de producir un equilibrio entre los tres aspectos.

-En cuanto al aspecto económico, destacan la economía circular y la economía verde. Estos aspectos se relacionan con la arquitectura más de lo que parece, sobretodo en temas de restauración, aunque también se pueden emplear bienes de economía circular para elementos de nueva construcción.

-En la arquitectura se debe actuar de manera sostenible con el medio ambiente. Pero, ¿cómo se es sostenible en arquitectura? Existen 4 líneas guía de sostenibilidad:

1- El impacto del ser humano sobre los sistemas naturales no debe superar los sistemas de carga de la naturaleza. No consumir más de lo que la tierra puede producir, no contaminar más de lo que la tierra puede aguantar...

2- El aprovechamiento de los recursos no debe superar la capacidad de producción o regeneración natural.

3- El aprovechamiento de recursos no renovables debe ser compensado con el empleo de recursos renovables que a largo plazo acabarán por sustiruirlos.

4- Las emisiones al medioambiente no deben superar la capacidad de absorción del entorno, ya sea de residuos plásticos, biomasa, gases...

  • Siguiendo estos preceptos, podremos lograr la evolución de la arquitectura hacia una arquitectura mucho más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

El empleo de materiales cuya producción o distribución (km 0) demanden poca o nula emisión de contaminantes también juega un papel muy importante en la sostenibilidad de una obra.

En relación también con la sostenibilidad económica, hay que tener en cuenta las 3 R; REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR. Reducir el consumo tanto de energía como de materiales en la construcción. Reutilizar y reciclar se aplica mayoritariamente a los materiales y construcciones ya existentes, pero también ayuda enormemente al medio ambiente, porque con ellos se reduce también la producción de nuevos materiales.

Existen los llamados edificios saludables; que facilitan la relación entre la biología humana y el entorno mediante el aprovechamiento de recursos como la luz natural.

Al igual que estos, existe también el síndrome del edificio enfermo. Esta es la condición por la que ciertos edificios provocan síntomas propios de enfermedades como asma, reacciones cutáneas... Esto se debe tanto a la emisión de sustancias por parte de ciertos materiales de construcción como luces o pinturas en su reacción con el medio como al mal acondicionamiento térmico o sonoro.

Ejemplo de arquitectura bioclimática y su relación con el entorno. Fuente: Ecohabitar.org

La relación de la arquitectura con el entorno y factores como su orientación permite un mejor aprovechamiento de los recursos naturales como la ventilación o la luz solar. Basándose en esto, surgen los diseños sostenibles o bio-arquitectura. Esta es una de las formas de realizar arquitectura sostenible, minimizando los impactos negativos de la arquitectura aprovechando los recursos naturales al máximo.

Arquitectura bioclimática. Dirige los proyectos a partir de unos estudios previos del entorno y basándose en ellos para lograr ciertos objetivos aprovechando los recursos naturales. La arquitectura bioclimática puede basarse en características generales del edificio como la orientación, la forma o la localización, pero también se puede lograr con soluciones constructivas específicas en ciertos puntos de las construcciones.